Valoración domiciliaria

Es el conjunto de servicios médicos para prestar apoyo y cuidados en su domicilio a las personas cuando, por cualquier circunstancia, no pueden o no quieren salir de su hogar.  Sus principales objetivos son  el diagnóstico y  recuperación de la salud del paciente. La valoración domiciliaria, se realiza desde la comodidad del hogar, con la misma calidad que el consultorio.

El médico llega al hogar en el tiempo pactado, es muy importante tener una buena comunicación entre el médico y paciente para que se pueda tomar las acciones preventivas y cuidados para su salud, además de diagnosticar y determinar padecimientos agudos y crónicos.

¿Para quién se presta este servicio?

La valoración médica a domicilio está dirigida principalmente a niños, mujeres embarazadas, adultos mayores o pacientes con necesidades especiales que se les dificulte el traslado al consultorio y no se trate de una emergencia médica.

Ventajas

Estas son las principales ventajas de tener un médico a domicilio:

  • Cuando el médico va hasta el hogar, tiene una mejor imagen de la vida cotidiana del paciente, con lo que puede idear un plan de bienestar más efectivo.
  • Puedes olvidarte de las salas de espera y esas horas interminables para que el doctor te revise.
  • Tienes más tiempo para platicar con el doctor, con lo que puedes presentar con mayor detalle los síntomas que estás presentando.
  • Ahorras tiempo y dinero, ya que no debes desplazarte hasta el establecimiento de salud.
  • Evitas los riesgos de exposición a agentes infecciosos, como el coronavirus.
  • La consulta se desarrolla en un ambiente confiable y seguro para el paciente, lo que disminuye los niveles de estrés y ansiedad que generan acudir al médico.
¿Cómo funciona la valoración a domicilio?

El servicio de valoración domiciliaria funciona en 4 sencillos pasos:

  1. Primero se debe agendar una cita. El costo de la valoración tiene un costo extra por el traslado y equipo utilizado.
  2. La Doctora se traslada hasta tu casa, en la fecha y hora acordada.
  3. En el momento de la valoración,  se realiza un entrevista y examen físico al paciente para determinar cuáles son las indicaciones correspondientes en cada caso.
  4. Al finalizar la valoración, se prescribirá una receta médica en caso necesario.

    Una valoración oportuna ayuda a mantener una buena calidad de vida.