Presión arterial alta (Hipertensión)

Es una enfermedad crónica en la que aumenta la presión con la que el corazón bombea sangre a las arterias, para que circule por todo el cuerpo. El sobrepeso y la obesidad  pueden aumentar la presión arterial, sube los niveles de glucosa en la sangre, colesterol, triglicéridos y ácido úrico, lo que dificulta que la sangre fluya por el organismo.

Una de las características de esta enfermedad es que no presenta unos síntomas claros y estos pueden tardar mucho tiempo en manifestarse. Sin embargo, constituye el factor de riesgo cardiovascular más prevalente en México.

Síntomas

La mayoría de las personas que padecen de hipertensión arterial no lo saben, porque no tienen ningún síntoma, pero hay quien puede presentar:

  • Dolor de cabeza intenso.
  • Mareo.
  • Zumbido de oídos.
  • Sensación de ver lucecitas.
  • Visión borrosa.
  • Dolor en el pecho y/o lumbar.
  • Tobillos hinchados.
Factores de riesgo

En la mayoría de los casos, los médicos no pueden señalar la causa exacta de la presión arterial alta. Sin embargo, se sabe que hay varios factores de riesgo, que pueden elevar la presión arterial, entre ellas:

  • Edad y antecedentes familiares. 
  • Tener sobrepeso u obesidad.
  • Falta de actividad física.
  • Consumo de tabaco excesivo.
  • Consumo de demasiada sal.
  • Falta de potasio.
  • Falta de vitamina D.
  • Beber demasiado alcohol.
  • Estrés.
  • Ciertas enfermedades crónicas.
Tipos de Presión arterial alta

Hay dos tipos principales de presión arterial alta:

Primaria o esencial: Es el tipo más común de presión arterial alta. Por lo general se desarrolla con el tiempo a medida que envejece.

Secundaria: Es causada por otra condición médica o el uso de ciertos medicamentos. Por lo general, mejora al tratar la causa o al dejar de tomar los medicamentos que la provocan.

No dejes pasar para después tu salud. Acude a consulta para un diagnóstico oportuno.