Padecimientos

¿Has presentado estos síntomas?

Sí padeces estos síntomas, acude de inmediato a consulta para su diagnóstico.

– Dolor de cabeza agudo y crónico.

– Náuseas o vómitos.

– Confusión.

– Cambios en la visión.

– Sangrado nasal.

– Fatiga.

– Visión borrosa.

– Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies.

– Úlceras que no cicatrizan.

– Pérdida de peso sin razón aparente.

En 2020, 151 019 personas fallecieron a causa de la diabetes mellitus, lo cual equivale a 14%
del total de defunciones (1 086 743) ocurridas en el país. (INEGI, Noviembre de 2021).

Estos padecimientos pueden ser causados por una de las siguientes enfermedades:

– Trastornos cardiovasculares

Se refiere a las condiciones que implican el estrechamiento o bloqueo de los vasos sanguíneos, causada por daño al corazón o a los vasos sanguíneos por aterosclerosis.

– Insuficiencia respiratoria

Es una afección grave que dificulta respirar por uno mismo. La insuficiencia respiratoria se desarrolla cuando los pulmones no pueden llevar suficiente oxígeno a la sangre o tiene demasiado dióxido de carbono. A veces puede tener ambos problemas.

– Hepatitis

Es la inflamación del hígado. Inflamación es la hinchazón de órganos que ocurren cuando se lesionan o infectan, y puede dañar su hígado. La hinchazón y daño puede afectar el buen funcionamiento de este órgano.

– Gastritis crónica

La inflamación de la gastritis generalmente se produce por la misma infección bacteriana que provoca la mayoría de las úlceras estomacales o por el uso habitual de ciertos analgésicos. Beber demasiado alcohol también puede contribuir a la gastritis.

– Arritmias

Es un latido irregular del corazón. Los problemas del ritmo cardíaco (arritmias cardíacas) ocurren cuando los impulsos eléctricos que coordinan los latidos del corazón no funcionan adecuadamente. Pueden hacer que tengas una sensación de aleteo o de corazón acelerado y pueden ser inofensivas.

– Alcalosis respiratoria

Consiste en la respiración rápida y profunda que provoca una eliminación excesiva de dióxido de carbono en la sangre. La ansiedad es la causa más frecuente de la hiperventilación y, por lo tanto, de la alcalosis respiratoria.

– Bronquitis crónica

Es la inflamación e irritación de los conductos bronquiales, las vías respiratorias que llevan oxígeno a los alvéolos en sus pulmones. Esta irritación causa acumulación de mucosidad. Los mocos y la irritación de los conductos hace que sea más difícil para sus pulmones inhalar oxígeno y exhalar dióxido de carbono.

– Accidente cerebrovascular isquémico

Ocurre cuando coágulos de sangre u otras partículas obstruyen los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro. Los depósitos de grasa, llamados placa, también pueden causar obstrucciones al acumularse en los vasos sanguíneos.