Hospitalización

Es un servicio que presta atención médica continuada de tratamiento estructurado y con integración de distintas actividades terapéuticas. La hospitalización mejora la atención médica y la recuperación de la salud del paciente. El tiempo de permanencia dependerá del estado clínico y se va reduciendo progresivamente en función de la mejoría del paciente. Durante la hospitalización se realizan estudios difíciles de cumplir por el paciente en forma ambulatoria y procedimientos diagnósticos que requieren de cuidado posterior.

Tipos de Hospitalización

Existen tres tipos de ingresos hospitalarios: 

  • Urgente: El paciente ingresa por la unidad de urgencias en un estado de salud grave. 
  • Programado: El paciente ingresa a través del servicio de admisión porque ya estaba previsto en un día y hora. 
  • Intrahospitalario:  El paciente es trasladado a otra unidad hospitalaria de manera momentánea para realizar una prueba diagnóstica o intervención.
Beneficios de la hospitalización
  • Ofrecemos cuidados y estrategias de prevención de enfermedades, atención y seguimiento de enfermedades crónicas. 
  • Tu cuidado se proporciona en un ambiente clínico apoyado por el equipo médico con tratamientos de los más altos estándares de calidad. 
  • Contamos con métodos de atención integral asegurando que recibas una atención personalizada de acuerdo a tus necesidades y síntomas que presentes. 
  • Seguimiento después del alta, lo cuál es importante si existiera una o más enfermedades crónicas, como la presión arterial y la diabetes.

Un médico internista realiza el reconocimiento médico siguiendo el proceso de salud y enfermedad de un paciente.