Dislipidemia (Colesterol alto)

El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en la sangre. El cuerpo necesita colesterol para formar células sanas, pero tener altos niveles de colesterol puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca.

Con el colesterol alto, es posible que se formen depósitos grasos en los vasos sanguíneos. Con el tiempo, estos depósitos crecen y hacen que sea más difícil que fluya suficiente sangre a través de las arterias. A veces, estos depósitos pueden romperse de repente y formar un coágulo que causa un ataque cardiáco o un accidente cerebrovascular.

Síntomas

El nivel alto de colesterol no tiene síntomas. Un análisis de sangre es la única manera de detectar si lo tienes.

Factores de riesgo

Algunas de las cosas que causan niveles altos de colesterol están fuera de tu control. Estos factores de riesgo incluyen:

  • Edad y género: Después de los 20 años, el colesterol empieza a aumentar de forma natural. En los hombres, el colesterol generalmente se estabiliza a los 50 años. En las mujeres, tiende a permanecer bajo hasta la menopausia. Después, se eleva aproximadamente al mismo nivel que en los hombres.
  • Enfermedad: Ciertas enfermedades pueden aumentar el riesgo de colesterol alto, como el hipotiroidismo, la enfermedad renal crónica y algunos tipos de enfermedad del hígado.
  • Antecedentes familiares: El colesterol alto puede ser hereditario.
Causas

Para muchas personas, los niveles de colesterol anormales se deben en parte a un estilo de vida malsano. Esto a menudo incluye el consumo de una alimentación rica en grasa. Otros factores del estilo de vida son: tener sobrepeso y la falta de ejercicio.  Algunos problemas de salud también pueden provocar colesterol anormal, incluso: diabetes, enfermedad renal, síndrome ovárico poliquístico, entre otras.

Complicaciones

El colesterol alto puede producir una peligrosa acumulación de colesterol y otros depósitos en las paredes de las arterias (ateroesclerosis). Estos depósitos (placas) pueden reducir el flujo sanguíneo a través de las arterias, lo que puede provocar complicaciones tales como:

  • Dolor en el pecho. 
  • Ataque cardíaco. 
  • Accidente cerebrovascular.

Cuanto antes se diagnostique una enfermedad, más rápido se puede comenzar el tratamiento.